La dermatitis herpetiforme, también conocida como la enfermedad de Duhring-Brocq​ o la celiaquía de la piel, es una enfermedad ampollosa autoinmune que aparece como expresión cutánea de la intolerancia al gluten. Es una forma de la enfermedad celíaca (CD) y una patología crónica de la piel, marcada por grupos de ampollas con agua en su interior que provocan fuertes picores.

Dermatitis herpetiforme

¿Qué es lo que debes saber sobre la dermatitis herpetiforme?

Por lo general, se diagnostica pasada la adolescencia y se observa tanto en hombres como en mujeres; aunque es cierto que hay casos de niños con esta enfermedad.

Aunque la causa exacta de la enfermedad sigue siendo desconocida, existe una estrecha relación entre ésta y la enfermedad celíaca. La enfermedad celíaca es un transtorno autoinmunitario que provoca la inflamación del intestino delgado por el consumo de alimentos con gluten, y las personas que sufren la dermatitis herpetiforme también presentan sensibilidad al gluten. De hecho, alrededor del 25% de las personas con celiaquía padecen también la erupción cutánea.

Se ha visto que los pacientes con esta dermatitis presentan anticuerpos en sangre dirigidos contra una proteína localizada en la piel, la transgluminasa epidérmica, y se piensa que estos anticuerpos podrían ser los principales causantes del cuadro. Además, estos pacientes comparten marcadores genéticos y autoanticuerpos en sangre con los enfermos celíacos, como por ejemplo, los anticuerpos antitransglutinasa.

 

 

Dermatitis herpetiforme

¿En qué consiste la dermatitis herpetiforme?

Los enfermos presentan una erupción cutánea que consiste en la aparición de vesículas (pequeñas ampollas) o pápulas eritematosas (granitos rojos) que pican mucho, por lo que rápidamente se convierten en pequeñas heridas superficiales secundarias al rascado. Ocurre especialmente en los pliegues de la piel: codos, rodillas y nalgas, aunque puede extenderse por todo el cuerpo.

¿Cómo se diagnostica?

Para el diagnóstico es necesaria la realización de dos biopsias cutáneas, una de la piel lesionada y otra de la piel sana. La biopsia de la piel sana, que se lleva a cabo mediante la técnica de la inmunofluorescencia, sirve para visualizar los depósitos de los anticuerpos del paciente en la piel y es la que nos va a confirmar el diagnóstico de la dermatitis herpetiforme.

Además, es habitual que se realice una analítica general del paciente para descartar que haya un déficit de algún nutriente, incluyendo los anticuerpos de la enfermedad celiaca (anticuerpos antitransglutaminasa y antipéptidos deaminados de la gliadina), y un cribado de las enfermedades autoinmunes asociadas.

A veces, puede que se necesiten estudios adicionales, como la derivación al digestólogo para la obtención de una biopsia del intestino delgado o la realización de un estudio en sangre de marcadores genéticos relacionados con la enfermedad celíaca.

dermatitis herpetiforme

¿Cómo se trata?

El tratamiento principal para la dermatitis herpetiforme es el mismo que el de cualquier persona celíaca, una dieta exenta de gluten. Esta dieta deberá ser estricta y habrá que mantenerla de por vida. Para comprobar que existe un correcto seguimiento dietético, se aconseja realizar determinaciones periódicas en sangre de los anticuerpos de la enfermedad celiaca, ya que estos se vuelven negativos al eliminar el gluten de la dieta.

Como la dieta tarda un tiempo en hacer efecto, la mayoría de los pacientes requerirán un tratamiento adicional para controlar los síntomas, suele tratarse con el fármaco dapsona, que elimina el picor y las lesiones de la piel en pocos días desde su inicio. En aquellos pacientes que presenten escasas lesiones cutáneas y prurito, podrá optarse por el tratamiento de los síntomas con cremas de corticoides y antihistamínicos orales.

dermatitis herpetiforme
Resumen de este artículo
¿Conoces la dermatitis herpetiforme?
Nombre
¿Conoces la dermatitis herpetiforme?
Descripción
La dermatitis herpetiforme, también conocida como la celiaquía de la piel, es una forma de la enfermedad celíaca (CD) y una patología crónica de la piel, marcada por grupos de ampollas con agua en su interior que provocan fuertes picores. 
Autor
Publicado por
Glotones sin gluten

También te puede interesar:

Pin It on Pinterest