¡Hola glotones! Hoy os traemos unos consejos para evitar la contaminación cruzada con gluten. Uno de los problemas más graves al que nos enfrentamos los celiacos y sensibles al gluten a diario es la contaminación cruzada. Nuestros alimentos sin gluten entran en contacto con otras sustancias que pueden ser no aptas, y por lo tanto es muy perjudicial para nuestra salud.

 

manos y harina contaminación cruzada con gluten

 

Esto provoca que tengamos que adoptar unas costumbres y una metodología especial a la hora de conservar y cocinar los productos, pero nunca se es suficientemente cauto. Por eso os traemos una serie de consejos para evitar la contaminación cruzada para que tanto tú como tu entorno no tengáis ningún problema no deseado. 😉

Evita la contaminación cruzada con gluten mediante La Higiene

La celiaquía ha conseguido lo que las interminables broncas de tu madre no hicieron nunca, que te conviertas en un maníaco de la limpieza. El que cada pequeño resto o traza de alimento pueda ser motivo de intoxicación hace que estemos siempre alerta y tengamos en cuenta cada pequeño detalle. Incluso teniendo que explicar a nuestros familiares y conocidos que no, no estamos locos y no exageramos.

El primer punto a tener en cuenta para evitar la contaminación cruzada con gluten es la higiene personal. No nos sirve de nada tener en cuenta todo nuestro entorno, utensilios o ingredientes si los contaminados somos nosotros. Nuestras manos deben estar perfectamente limpias antes de preparar, servir o comer cualquier alimento. También nuestra ropa debe estar limpia (no debemos usar delantales usados para cocinar con gluten sin lavarlos previamente)

 

 

Como ya os contábamos en nuestro artículo 10 trucos para cocinar sin gluten debemos mantener todas las superficies del lugar donde cocinemos totalmente limpias. Cuidado con alimentos que contengan sustancias como la grasa, más difícil de limpiar.

Debemos ser implacables con los platos o las tablas de cortar. Ambos han de limpiarse antes, después y entre usos, cocinando antes la comida sin gluten. De esta manera evitaremos cualquier intoxicación. También recordamos que ningún utensilio puede ser de madera, nunca se puede asegurar que estén totalmente limpios debido a la composición porosa del material. Lo más aconsejable es contar con tus propios utensilios.

 

fregar tenedor contaminación cruzada con gluten

 

Tanto el aceite de freír como el agua de cocer no deben haberse usado con otros ingredientes antes. En el caso de los alimentos que se untan se recomienda distribuirlo todo en porciones individuales, tanto el alimento como el utensilio. Así tu cuchillo solo lo usarás tú y no entrará en contacto para nada con alimentos no aptos.

A la hora de enharinar os recordamos los tipos de harina sin gluten, alternativas como la harina de maíz o de arroz te van a hacer la vida un poquito más fácil.

En cuanto al horno no debemos cocinar a la vez cocina apta y no apta. Muchos hornos funcionan por aire y la contaminación existe igual, sin importar la posición. Pero existe una alternativa que ya os contamos en la publicación sobre la contaminación cruzada con gluten en el horno.

Orden en los armarios para evitar la contaminación cruzada con gluten

Cuando guardes la compra o tengas que viajar con los alimentos, utiliza siempre bolsas reusables limpias o envases individuales bien sellados. En las estanterías y frigoríficos debemos almacenar siempre los productos sin gluten arriba y los con gluten abajo para que no se pueda caer ninguna sustancia que contamine nuestros alimentos aptos. Lo ideal es tener un armario específico para los productos sin gluten.

Frigorífico contaminación cruzada con gluten

Qué hacer en la mesa para evitar la contaminación cruzada con gluten

Vamos a hablar ahora de una serie de comportamientos que, si bien pueden hacerse algo raros al principio, incluidos en una rutina nos van a ayudar mucho.

Al comer reserva una zona de tu mesa. Por comodidad recomendamos una esquina o la cabecera, a esa zona solo vas a acceder tú con tus productos aptos, lo tendrás todo a mano y no se mezclará nada.

 

Mesa comedor contaminación cruzada sin gluten

 

No compartas. A todos nos gusta comer de “picoteo” y coger un poco de cada, pero sírvete tú antes. Aunque la ración sea apta, si otra persona entra en contacto con el producto, éste puede contaminarse.

¡Habla! Si comes fuera de casa o con gente que no está familiarizada con nuestra dieta habla sobre ello. Que sepan que pueden y que no pueden hacer, el esfuerzo valdrá la pena si te ahorras una intoxicación. Lo mismo si vamos a un restaurante, habla con el chef y pregunta cómo evitan la contaminación cruzada. Lamentablemente muchos locales dicen estar preparados para ofrecer una dieta sin gluten pero no es así. ¡Pregunta y no dejes ningún tipo de duda en el aire!

Y estos han sido nuestros consejos para evitar la contaminación cruzada con gluten, ¿os han parecido útiles? ¿Se os ocurre alguno más? ¡No dudéis en comentar!

También te puede interesar:

Pin It on Pinterest