¡Hola glotones! En colaboración con la Asociación de celiacos y sensibles al gluten de Madrid, hoy os presentamos la conferencia de la Dra. Ana Arruga Manzano, especialista en hematología y hemoterapia,  acerca del estudio hematológico de la sangre en un paciente celiaco.  Actualmente trabaja en el centro de transfusión de la Comunidad de Madrid, que se dedica al procesamiento, la analítica y la distribución a todos los hospitales de la comunidad de Madrid, tanto públicos como privados, gestionando alrededor de 250.000 bolsas de sangre al año.

Según la doctora Arruga,el perfil del paciente celiaco sería ese paciente difícil de diagnosticar, sin un cuadro clínico perfecto y con unos síntomas poco claros. Esos síntomas pueden ser cansancio, anemia poco importante, pancitopemia (células de la sangre bajas) entre otros.

El paciente celiaco es aceptado como donante de sangre si se encuentra en un buen estado de salud.

Lo que la doctora Arruga nos explica es que existen  dos extremos donde se situarían todos los pacientes celiacos, por un lado el paciente que llega con un cuadro de diagnóstico de mala absorción florido, es decir, con un cuadro claro  y por otro lado, los otros pacientes con manifestaciones leves e inespecíficas, estas son más difíciles de diagnosticar. Algunos síntomas físicos pueden ser: acropaquias, edemas, ascitis, adenopatías periféricas, etc

En la consulta existen tres situaciones clínicas: la primera de ellas sería la anemia ferropénica, esta es la más frecuente en el mundo, casi siempre dada por una mala alimentación. La segunda sería la osteopenia y osteoporosis, especialmente afecta a personas jóvenes cuando no se espera que esto ocurra. Y la tercera sería la distensión abdominal, en este caso los síntomas son atribuidos al intestino irritable.

La enfermedad celiaca se asocia con estas enfermedades: Linfoma T intestinal, adenocarcinoma de intestino delgado y carcinomas orofaríngeos. La buena noticia es que estos tumores no son frecuentes en la población general, si los pacientes son correctamente tratados.

Según los criterios de Catassi, los síntomas típicos que nos presenta esta enfermedad son: cuando se poseen los anticuerpos de tipo IgA y genotipos HLA DQ2 o DQ8, cuando al realizar una biopsia del intestino delgado se localiza enteropatía celiaca y cuando responde positivamente a la dieta sin gluten. Y si además, posee un historial familiar celiaco estamos ante un paciente con una celiaquía.

En el análisis de sangre, donde se analiza el tamaño del glóbulo rojo, el dato más característico que vemos en esta enfermedad es la anemia, esto va a orientar a los hematólogos hacia un tipo de patología u otra.

También te puede interesar:

Pin It on Pinterest