En esta ocasión y gracias como siempre a la Asociación de Celíacos y Sensibles al Gluten de la Comunidad de Madrid os ofrecemos está interesante ponencia de la Dra. Noemí Manceñido Marcos, especialista en salud del aparato digestivo del Hospital Universitario Infanta Sofía. La Doctora nos explica de forma muy sencilla que es la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) y la diferencia entre la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa.

Conferencia sobre la Enfermedad Infalmatoria Intestinal. Dra. Noemí Manceñido

 

 

 

 

La enfermedad inflamatoria intestinal es una enfermedad autoinmune en la que el propio sistema inmune reacciona contra el tubo digestivo (y otros órganos), inflamándolo y produciendo lesiones de distinta gravedad. Las dos formas principales de la enfermedad inflamatoria intestinal son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. La Colitis ulcerosa es la más frecuente en España, y además se preveé que aumente en los próximos años.

Ambas son enfermedades crónicas que evolucionan en brotes, con picos de actividad donde el paciente tiene muchos síntomas, seguido de periodos de remisión o fases inactivas. La evolución de la enfermedad inflamatoria intestinal es variable en cada paciente y puede llegar a producir un daño permanente en el intestino.

La enfermedad afecta a unos 2,5 millones de personas en Europa, se presenta de forma similar en hombres y mujeres y la edad media en el momento del diagnóstico esta alrededor de los 30 años, siendo el 50% de los pacientes, adultos jóvenes entre 20 y 39 años.

No se sabe por qué se produce la enfermedad, sin embargo, existen factores intrínsecos relacionados con la genética y la autoinmunidad y factores ambientales relacionados con la industrialización, factores infecciosos, la dieta, determinados fármacos que podrían desencadenar brotes y factores psicosociales como el stress.

La colitis ulcerosa afecta solamente al intestino grueso. Los pacientes pueden sufrir sangrado, diarrea, dolor abdominal, experimentar pérdida de peso y/o anemia.

La enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del aparato digestivo provocando fístulas (comunicación entre dos órganos), obstrucción intestinal, diarrea, dolor abdominal, nauseas, vómitos, déficit de absorción de algunos alimentos.

En la enfermedad inflamatoria intestinal también hay manifestaciones externas al tubo digestivo, como pueden ser los ojos, la piel, las articulaciones y riñones.

¿Cómo se diagnostica la Enfermedad InflAmatoria Intestinal ?

En primer lugar con lo que comenta el paciente durante el diagnóstico inicial y posteriormente con análisis de sangre y heces, endoscopia que permite tomar biopsias y pruebas radiológicas con resonancia y escáner.

¿Cuál es el tratamiento de la Enfermedad InflAmatoria Intestinal?

Hay que decir que no hay dos pacientes iguales por lo que en el tratamiento se pueden utilizar inmunosupresores, corticoides, antibióticos, aminosalicilatos y en algunos casos cirugía para extraer partes del intestino e incluso la totalidad del mismo si es necesario.

Relación entre entre la enfermedad celiaca y la enfermedad inflamatoria intestinal

Como sabéis, la Enfermedad Celiaca es un trastorno sistémico con base inmunológica que aparece en individuos genéticamente predispuestos en los cuales el gluten produce daños. Afecta al 1% de la población Occidental en general, entre 3% y 6% de los pacientes con diabetes tipo 1 y a 20% de familiares de primer grado de pacientes celiacos. El principal factor activador de la enfermedad celiaca es el gluten y los síntomas varían en función de la edad del paciente. También tiene manifestaciones extra intestinales asociadas con el hígado, la piel, los riñones, el aparato endocrino y reproductor, neurológicas, hematológicas y musculo-esqueléticas.

La Dra. Manceñido nos explica que ambas comparten genes y por eso es de mucha utilidad diagnosticar la asociación entre ambas enfermedades ya que presentan unos síntomas comunes frecuentes y otros muy parecidos.

Algunos estudios apuntan que la prevalencia de la EII en los celiacos es hasta 10 veces superior. También en lo familiares de pacientes celiacos. Y al contrario,  que la EC es más frecuente en pacientes con Enfermedad de Crohn o Colitis Ulcerosa, agravando mucho los síntomas de esta última. Sin embargo hay otros estudios que no ven motivos para asociar estas enfermedades a la celiaquía.

En cualquier caso, ambas enfremedades comparten genes, inflamación intestinal y problemas de flora intestinal. Por esto es importante la asociación de las enfermedades para asegurar un diagnóstico precoz que evite el deterioro de la calidad de vida, gastos sanitarios, absentismo laboral, y sobre todo complicaciones a largo plazo en los pacientes. La dificultad está en el correcto diagnóstico ya que las dos presentan síntomas y la analítica son muy parecidos.

En muchas ocasiones, en los pacientes con Enfermedad Intestinal Inflamatoria presentan, sobre todo después de los brotes, una sensibilidad al gluten no celíaca, así como intolerancia a la lactosa. En la mayoría de los casos estas intolerancias son transitorias.

La conclusión es que tanto la enfermedad celiaca y la enfermedad inflamatoria intestinal son enfermedades autoinmunes que se producen en personas genéticamente predispuestas y que se pueden desarrollar en cualquier etapa de la vida. Son enfermedades crónicas y multisistémicas con una clínica en ocasiones similar con manifestaciones extra digestivas que pueden asociar otras enfermedades, y lo más importante, pensar en ellas como enfermedades de difícil diagnóstico.

 

También te puede interesar:

Pin It on Pinterest