Como ya sabrás, hay distintos tipos de harina sin gluten que se utilizan para sustituir las harinas empleadas en cocina con gluten y al principio puede ser un poco lioso.

Pero no desesperéis, Glotones, porque os hemos preparado una guía con todas las harinas que necesitas conocer para que nunca más te líes.

Guía con todos los tipos de harina sin gluten

 

Tipos de harina sin gluten

Tipos de harina sin gluten de cereales

 

Harina de arroz

Esta harina, y en concreto la de arroz integral, ofrece múltiples beneficios para tu salud tratándose de una fuente significativa de vitamina A y B, aminoácidos y minerales. Muy utilizada en la cocina asiática, es perfecta para hacer tempuras o fideos chinos, aunque tiene infinidad de utilidades, como estas galletas de chocolate riquísimas.

Harina de arroz integral

Con un valor nutricional un poco mayor al del arroz blanco por su alto contenido en fibra. Su textura es un poco granulada y es mejor almacenar en el frigorífico o en un lugar fresco.

Harina de avena.

Siempre que tenga el certificado sin gluten, tal y como te explicamos aquí, la avena es segura para los celiacos. Contiene una gran cantidad de fibra, que ayuda a reducir el colesterol LDL, comúnmente denominado “colesterol malo”. Si esto te parece poco, los hidratos de carbono de absorción lenta, presentes en la avena, ayudan a prolongar la sensación de saciedad durante más horas y tienen muchas opciones en la cocina.

Harina de maíz

Es perfecta para la elaboración de panes y tortas, y en su versión más fina, denominada maicena, se emplea como aglutinante para salsas El yodo que contiene ayuda a regular el colesterol, procesar los hidratos de carbono y además, fortalece nuestra piel y uñas. Como has podido apreciar, ¡notaremos beneficios por dentro y por fuera!

Harina de almidón de maíz o maicena

Tiene una gran capacidad de dar aire a los horneados y que nuestros platos adquieran volumen y sean esponjosos. Además sirve para espesar salsas. Además cuenta con gran cantidad de calcio, magnesio, yodo, sodio, potasio, así como vitamina del grupo B, como B2, B3, B6, B9 y B12, por lo que es un alimento muy nutritivo, pero poco recomendable para dietas de adelgazamiento, pues una sola taza hay unas 500 calorías.

Harina de teff

Contiene los ocho aminoácidos necesarios para el ser humano y es perfecta para hacer masa con una alta concentración de proteínas. Su sabor es suave y parecido a la nuez.

Harina de mijo

Es un cereal muy antiguo procedente de Etiopía, de color beige claro o amarillos, su sabor es muy aromático y un poco dulce parecido a la nuez. Es muy rico en fibra, proteínas y nutrientes y tienen los 8 aminoácidos necesarios para el ser humano. Está recomendado para hacer pan porque que se hincha mucho, pero requiere un poco más de agua.

Tipos de harina sin gluten de pseudocereales

 

Harina de quinoa

Es perfecta para emplear en platos salados, muy apropiada para la elaboración de panes y bollería, y para espesar salsas también. La harina proveniente de este “supergrano” ofrece grandes beneficios nutricionales: contiene ocho aminoácidos esenciales, además de hidratos de carbono complejos y omega 3 y 6.

Harina de alforfón

También conocida como harina de trigo sarraceno no proviene de un cereal, sino del fruto de una planta. Esta harina es ideal para formar masas resistentes y consistentes, ¡genial para preparar unos crepes sin gluten!

Harina de amaranto

Tiene hasta un 18 por ciento de proteínas de la semilla, por eso este tipo de harina sin gluten está muy recomendada para casos de desnutrición y anemias.
Es ideal para añadir estructura a panes y ayuda a que queden más dorados y se ha convertido en uno de los cereales conocidos sin gluten más completos.

Tipos de harina sin gluten de tubérculos

 

Harina de patatas

Está hecha a partir de patatas deshidratadas y el resultado es un polvo de color amarillo-blanco. Como sabéis, las patatas son ricas en fibra y proteínas y se puede utilizar en lugar de goma xantana o goma guar.
Se utiliza para recetas saladas, como panes y pizzas y tiene un sabor a patata, por lo que no conviene utilizar mucha cantidad.

Harina de almidón de patata

Es distinta a la harina de patatas en, por ejemplo, su ausencia de sabor. No tiene ni grasas ni proteínas, es de color blancuzco, una alta fuerza cohesionadora  y una tendencia mínima a formar espuma o amarillear la solución. Se debe conservar en un frasco hermético y en un lugar frío y oscuro

Harina de yuca

Esta harina sin gluten muy rica en hidratos de carbono complejos, con pocas grasas y con gran cantidad de vitamina C y vitamina B6, tiene buenas cualidades espesantes por lo que puede ser uno de nuestros recursos en la cocina para espesar salsas.

Harina de tapioca (almidón de Yuca)

Esta harina sin gluten que es en realidad un producto derivado de la yuca , obtenida prensando la raíz de la Yuca y moliéndola.
Su aspecto es ligero, suave y fino. Se puede utilizar como espesante y es muy resistente al paso del tiempo, por lo que se puede almacenar a temperatura ambiente sin ningún problema.

Tipos de harina sin gluten de leguminosas

 

Harina de garbanzo

Puede que no sea tan conocida como otras, pero es incluso más nutritiva, rica en vitaminas A, C y E, ¡y útil! Su textura la convierte en una perfecta sustituta del huevo para apelmazar la masa y es ideal para los rebozados y ciertas recetas sin gluten.

Tipos de harina sin gluten

Harina de habas

Con un altísimo contenido en proteínas, fibra y calcio, y un sabor muy fuerte, por lo que no la recomendamos para hacer galletas.
Mezclada con harina de tapioca, almidón de maíz y harina de sorgo  se crea una mezcla nutritiva y con una buena  estructura al momento de la cocción para pizzas y panes, por ejemplo.

Harina de guisantes

Su sabor no es muy fuerte pero has de tener en cuenta que es verde y, a no ser que quieras que tu pan sea de ese color (lo que puede ser divertido) no eches mucha cantidad. Esta legumbre tiene grandes beneficios para la salud, como, por ejemplo, su gran cantidad de vitamina C y sus bajas calorías, lo que se convierte en un aliento ideal para dietas.

Harina de soja

Contiene fósforo, es rica en proteínas, grasas, calcio, hierro y magnesio  y es baja en carbohidratos
Tiene un sabor fuerte y es perfecta para hacer pan.

Harina de altramuz

Es una alternativa para los que no puedan consumir ni gluten ni soja, con un alto valor proteico, pero ojo los alérgicos a los cacahuetes, porque proceden de la misma familia.

Tipos de harina sin gluten de frutos secos

 

Harina de almendras

Es una excelente opción para repostería, presente en los típicos macarrons franceses ¡y en el mazapán!
Se realiza a partir de las almendras y se puede quedar fácilmente rancia, por lo que se recomienda usar rápidamente.

Tipos de harina sin gluten

Harina de castaña

Es uno de los frutos secos con menor índice calórico, lo que la convierte en una gran aliada en la cocina. Tienen un alto contenido en potasio y previene la hipertensión.
También destaca por ser fuente de minerales como magnesio, zinc, hierro y fósforo, entre otros. Al contrario que las anteriores, posee un sabor dulce y es ideal para postres cremosos y masas de tarta.

Harina de coco.

El coco es uno de los alimentos esenciales en toda dieta. Su harina contiene, generalmente, un 15% de aceite de coco y un 50% de fibra, siendo una de las harinas con mayor cantidad de fibra. ¡Se original y utilízalo en tus postres!

 

Ya has visto la gran variedad de harinas que hay. Muchas de ellas sencillas de encontrar ¡o incluso de elaborar!
¿Nos cuentas cuál es tu favorita por aquí o por redes sociales?

¡Hasta la próxima, Glotones!

También te puede interesar:

Pin It on Pinterest