Si quieres algunos consejos para comer fuera de casa siendo celiaco, ¡no te pierdas nuestra entrada de hoy!

Salir a comer fuera de casa siendo celiaco puede resultar, en ocasiones, algo agobiante. Pero afortunadamente cada vez hay más opciones, conocimiento y facilidades para los celiacos.  ¡Así que tranquilo!
Pero aunque cada vez sea una experiencia más sencilla (al menos más que hace unos años), queremos daros unos consejos para comer fuera de casa siendo celiaco.  ¡Atentos!

 

1) LLama por teléfono para hacer unas preguntas previas y confirmar

Haciéndolo te puedes evitar un paseo en balde. Pregúntale si tiene productos sin gluten, qué puedes comer ahí, cómo evitan la contaminación cruzada, etc.  A lo mejor en el restaurante no tienen ningún producto sin gluten o puede que incluso sea la primera vez que oyen la palabra celíaco, pero si la oyen muchas veces, es posible que terminen interesándose por el tema. Igual no has podido ir a comer en esa ocasión, pero sí en la siguiente. ¡Quién sabe!

Consejos para comer fuera de casa siendo celiaco

2) Indica al camarero que eres celiaco

Incluso en los restaurantes que tienen acuerdos de colaboración, es imprescindible decir que se es celiaco, ya que los restaurantes tienen un procedimiento de actuación que se activa al tener a un cliente celiaco. “Pero si no se avisa, no se pone en marcha, con lo cual puede que para elaborar uno de los platos que se indica en la carta que no lleva gluten como ingrediente,  se compartan utensilios, el plato se elabore a la vez que se está elaborando un plato con gluten, etc.” aseguran desde la ACSG. Así que por favor, no os canséis de decir muy alto ¡¡SOY CELÍACO!!  

3) Pregunta, pregunta y pregunta

  • ¿Hay croutons en la ensalada?
  • ¿Qué lleva esta salsa?
  • ¿Puedo ver la etiqueta de esta sopa?
  • ¿Cómo se ha frito estas patatas?
  • ¿Me enseñas la botella de cerveza sin gluten?
  • ¿El pan sin gluten ha tocado otros panes?
  • ¿El puré de patata es casero o es de sobre?
  • ¿Estos palitos de cangrejo de qué marca son?

Nunca te sientas mal por preguntar. Recuerda que juegas con tu salud y que, por descontado, los camareros lo saben. Con educación y respeto, se puede preguntar casi todo. Así que ya sabes, ¡pregunta!

Pregunta, pregunta, pregunta. Recuerda que juegas con tu salud.

Consejos para comer fuera de casa siendo celiaco

 

4) Pide el primero

Esto es fundamental. Cuando llegue el camarero a tu mesa, pídele primero tu plato para que lo trate de forma diferente, para que indique claramente en la comanda que eres celiaco traten tu plato con la máxima precaución.
Y cuando lo traigan, asegúrate que es sin gluten. Pregunta y cerciórate de que tiene un distintivo sin gluten. Cda restaurante es un mundo. En algunos lo marcan con un palillo o una sombrilla, como en el Da Nicola, en otros con un plato distinto…

5) Busca los restaurantes que estén certificados. 

FACE o La Asociación de Celiacos y Sensibles al Gluten de la Comunidad de Madrid, entre otras, son asociaciones que expiden certificados y acreditan que comer en ellos es totalmente seguro. Esta es una garantía adicional a todos estos consejos para comer fuera de casa siendo celiaco.
Podrán emplear este sello distintivo aquellos establecimientos que tras una verificación de los platos sin gluten, la pasen favorablemente y puedan ofertar sus platos con total seguridad. Tras esta verificación firmarán un convenio donde se incluye dicha verificación, la formación de los empleados y supervisión del lugar donde se realizan los menús.
Cada vez es más común que los restaurantes tengan señalado en su carta de platos y bebidas que productos no contienen gluten.
Algunos logos son estos:

Consejos para comer fuera de casa siendo celiacoConsejos para comer fuera de casa siendo celiaco

 

 

 

 

Pero por si por casualidad, el restaurante a donde acudimos no tiene esta identificación en sus cartas y no tiene logo distintivo de, ¡no te preocupes! Sigue leyendo nuestros consejos para comer fuera de casa siendo celiaco.

¡Consejos extras para cuando no podemos elegir el restaurante!

 

  • En caso de que no existan condiciones para comer sin gluten y no tenemos más remedio que comer ahí, debemos examinar los tipos de platos que hay y puedan ser aptos y no dudar en preguntar al personal.
  • Debemos evitar a toda costa platos que contengan rebozados, bechamel, cerveza, pasta,… preguntar si se han empleado harinas, almidones, sémola, aceites que se hayan contaminado con otros productos, colorantes, pastillas de caldo,…
  • Mucho ojo con las tortillas de patatas, podrían contener algún sustitutivo de huevo o levaduras que pueden contener gluten.
  • Debemos evitar postres prefabricados.
  • Asegurarnos de que nos den el plato correcto y que no haya sido contaminado
  • Los alimentos que serán más seguros serán las ensaladas (que no contengan aliños, palitos de cangrejo,…)
  • Podemos pedir arroces siempre y cuando no contengan colorantes artificiales ni pastillas de caldo.
  • Las verduras cocidas y a la plancha serán un acierto al igual que las legumbres rehogadas o cocidas (sin salsas ni embutidos, claro)
  • Las patatas fritas serán un acompañante ideal, pero debemos pedir que nos las preparen en aceite limpio, que no se haya contaminado con nada o en una freidora donde solo y únicamente se frían las patatas.
  • La fruta será un acierto. Y postres, claro que podremos tomarlos, eso sí deberán ser caseros y sin gluten, cómo por ejemplo arroz con leche, flanes, …

Con precaución, atención y liberándonos de la vergüenza, para preguntarle al personal del establecimiento las opciones que tienen, pasaremos una maravillosa velada libre de gluten.

¡Bon apetit!

 

También te puede interesar:

Pin It on Pinterest